SALUD NATURAL

Inicio

Naturopatía: Qué es, beneficios y tratamientos

 

La naturopatía es una ciencia de la salud que combina las terapias naturales, tradicionales y modernas, con la medicina científica, dentro de la perspectiva holística del ser humano. Está reconocida por la ley como una especialidad de la Medicina Tradicional. Y sus estudios pueden realizarse en importantes centro académicos. Revisa en Opiniones de Deusto Salud para que te informes ampliamente sobre los beneficios de estudiar esta carrera.

 

¿Qué es la Naturopatía?

 

La palabra Naturopatía apareció recién en 1902, pero tiene una etimología antigua, del griego pathos (enfermedad) y natura (naturaleza), que significa "enfermedad de la naturaleza".

 

Incluye en sus acciones para los tratamientos propuestos algunas Terapias Complementarias e Integradoras. Presenta una concepción trascendental, donde asume que la cura de la disfunción del organismo y del campo emocional va más allá de los límites de los mecanismos fisiológicos. Es decir, tiene como filosofía prevenir, identificar la causa de las enfermedades y/o desequilibrios y animar al cuerpo a curarse a sí mismo. El poder renovador de las funciones corporales se llama Energía Vital.

 

En la medida en que el cuerpo esté bien fortalecido, presentará un gran potencial de defensa contra los desequilibrios y las enfermedades.

 

Este pensamiento se basa en la convicción de que el organismo humano tiene la capacidad inherente de curarse a sí mismo, siempre y cuando se deshaga de las sustancias tóxicas que terminan invadiendo el cuerpo, cuando nos dejamos llevar por comportamientos nocivos, que se convierten en malos hábitos en nuestras vidas.

 

La naturopatía dirige a las personas a adoptar una nueva filosofía de vida, donde la comida juega un papel primordial. A esto se une un buen funcionamiento de los órganos y sistemas, como los excrementos de los desechos metabólicos, para mantener el equilibrio orgánico y conducir al bienestar de los individuos.

 

Por lo tanto, es muy importante estudiar la historia de la persona para entender cuáles son sus necesidades reales.

 

La naturopatía es considerada por muchos como un proceso educativo, preventivo, reequilibrador y restaurador en relación con las posibles disfunciones orgánicas instaladas en el organismo humano.

 

Su objetivo es proporcionar una atención más eficaz a la salud de las personas, con el menor riesgo posible para ellas. Además, identifica y elimina la causa principal de las enfermedades, no sólo suprimiendo los síntomas; tratando al paciente de forma individualizada y personalizada, considerando los aspectos físicos, mentales, emocionales y espirituales; educando; promoviendo el bienestar y previniendo la enfermedad.

 

“La salud significa armonía y es la síntesis de todo lo que es bello”. Thomas Carlyle

 

Naturopatía y estilo de vida

 

La naturopatía sostiene que son los hábitos nocivos, como la alimentación desarmonizada, el sueño irregular, el exceso de alcohol y tabaco, el uso de drogas químicas, el sedentarismo, etc., los que provocan la acumulación de toxinas en el cuerpo, lo que lleva al mal funcionamiento de los sistemas en general, al desequilibrio energético y, en consecuencia, a que el cuerpo enferme.

 

El objetivo es que el sujeto adopte nuevos hábitos, que sean buenos y que le proporcionen un estilo de vida más adecuado y saludable, con una dieta equilibrada, disminución de la ansiedad y el estrés, disposición a actitudes positivas, comprensión de la importancia de la respiración, la práctica constante de una actividad física y de ocio, etc.

 

¿Qué es la energía vital?

 

El Universo es energía pura. Todo lo que existe en el Universo, material o no, es energía. La energía vital entra en nuestro organismo a través de la inspiración, donde absorbemos oxígeno, y suministra a todas las células del cuerpo, y a través de la expiración se descarga la energía estancada. De esta manera, se nos suministra la energía vital necesaria para nuestra salud en general.

 

Sin embargo, perdemos energía vital y entramos en desequilibrio, a través de nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, malos hábitos, vida estresante, alimentación inadecuada, ciclos de repetición dañinos, etc.

 

En ciertos puntos de nuestro cuerpo aparecen bloqueos energéticos que impiden la libre circulación de la energía vital, causando desarmonías a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

 

El individuo puede mostrar actitudes de miedo, inseguridad, tristeza, estrés, depresión, baja autoestima, desánimo, preocupación, ira, entre otras, cuando se encuentra en desequilibrio, debido a la pérdida o bloqueo de la energía vital, causando enfermedad.

 

Hay varias formas de restaurar la energía vital de forma natural, como la exposición al sol y a ambientes como el mar y el campo, así como sesiones con prácticas terapéuticas complementarias como el Reiki, la Cromoterapia, la Fitoterapia, la Terapia Floral Cristalina, la Meditación, etc.

 

Es necesario que la energía vital fluya libremente para mantenerse en equilibrio, saludable y en conexión con el Todo. La paz, la serenidad, el bienestar y la prosperidad dependen de este equilibrio.

 

Los principales pilares de la Naturopatía

 

En general, la Naturopatía se basa en algunos principios:

 

El poder curativo de la naturaleza y la fuerza de la vida

Para la Naturopatía, la salud es un estado físico, mental y emocional en armonía y no simplemente la ausencia de dolor o enfermedad. El organismo humano posee una fuerza vital de curación, que tiene la capacidad de afrontar y recuperarse de diversas enfermedades. Esta capacidad de auto-equilibrio se llama homeostasis (el mecanismo de auto-regulación del organismo).

 

Observar los síntomas de la enfermedad, pero identificar y tratar la causa

Según la Naturopatía, los síntomas de una cierta enfermedad muestran que el cuerpo está trabajando y reaccionando, a través del proceso y la capacidad de curarse a sí mismo. Está liberando toxinas dañinas y luego regresando a su estado natural de salud. Todos y cada uno de los síntomas deben ser analizados y tratados con atención, sin embargo, es esencial identificar y eliminar la causa de la enfermedad (puede ser física, emocional, mental, genética, ambiental, social o espiritual). Con esto, es posible proporcionar el equilibrio y la autocuración del individuo;

 

Tratamiento holístico y natural

Según la Naturopatía, los tratamientos prescritos son 100% naturales, teniendo en cuenta la persona en su conjunto y basándose en tres factores: salud bioquímica (prestar atención a los alimentos y bebidas ingeridos y a sus acciones en el cuerpo); salud estructural (observar el estado de los huesos y los músculos en general, que implican a los órganos internos); salud emocional (comprobar los tipos de emociones y estados de ansiedad existentes, estrés, desequilibrios nerviosos, depresión, etc.).

 

Prevención de enfermedades

La naturopatía con su enfoque holístico propone métodos integradores, favoreciendo la eliminación de toxinas del cuerpo del paciente y sugiriendo un nuevo estilo de vida, con la introducción de nuevos hábitos que sean saludables, centrándose en la prevención de enfermedades. Esto se hace a través del autoconocimiento.

 

La responsabilidad del propio cuerpo

El naturópata también debe actuar como maestro y consejero. Durante el tratamiento, debe guiar y proporcionar herramientas al paciente, para que asuma la responsabilidad de su propia salud, aprendiendo a cuidar de sí mismo. El paciente debe participar activamente en el proceso de curación. Se le anima a reflexionar, a conocerse y a cuidarse.